Ir al contenido principal

Ser uno más


Si en alguno de mis nacimientos hubiera acordado no evadir la suerte esquiva, probablemente el destino no hubiese atinado a desterrarme a estos estadios sin fronteras de un pensamiento que no logro elucidar.

Es seguro que las partes en cuestión no cuestionarían mi decisión de desangrarme sobre la mesada de una cocina dónde se prepara el banquete de mis desgracias.

Hubiese acordado de alguna forma que se me permita mearme de risa, cuando una exageración rocambolesca haga que me sorprenda de una verdadera nimiedad, sólo para desconcertar y poder irme por la tangente de tanta gente opuesta.

Prometería algún sacrificio distendido y factible de parecer el arma que asesine los verdugos de la razón, aún a cuesta de algunas certezas.

Claro que mentiría y mentaría sobre lo inutil de cuánto dolor sería capaz de resistir a costa, incluso, de la muerte de mi porvenir.

Prometería no involucrarme en el asesinato de las vidas en las que no pueda renacer en consecuencia de una pena irresistible que se sacuda en la telaraña que tejen las ambiciones diversas de aquellos días felices.

Hecho y deshecho este pormenor, probablemente entonces me atrevería a ir y golpear la puerta azarosa de la cordura, pasar por sobre mí y mezclarme entre otros mortales resignados, y por fín ser uno más.

Hubiese valorado ésta oportunidad sólo para estar con vos, tan tranquilo como se pueda y mirando esa estúpida telenovela que tanto te desvela. Vaya ambición!.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Omnisilente

Se que la canción está sonando
porque mi piel vibra
pero no la escucho.

El cielo de este día parece para siempre
y adivino verte aparecer
detrás de una sombra.

Siento la canción que no escucho
porque la canción no ha terminado y suena.

Quizás nunca vuelva a ser de noche,
ni silencio de luz omnipresente
y de canción interminable.

La materia que es viva
y enloquecida al oír tu nombre
me arrebata los ojos.

No lograré verte
ni escucharé la canción
hasta que deje de vibrar
el cuerpo de mi cuerpo.

Cierro definitivamente los sentidos
para concentrarme hasta explotar
desde la cicatriz del centro.

Me muevo hacia todos los espacios de la casa
y la canción suena y lo sé por mis manos que te buscan.

La música sigue sonando
y yo sin escucharla
me recojo en pedazos
y me voy juntando entre mis manos.

No veo a quién canta la canción
que no escucho
pero se que sigue sonando
entre las cortinas temporales.

Nadie aparece de una sombra.

Nadie aparece por una pregunta.

Nadie abandona
la penitencia del aband…

La campaña de la eñe

Adherite a ésta campaña para que en Argentina se apruebe el uso de la eÑe en los dominios de Internet de nuestro país y en todos los países de habla hispana.<!-- Código del enlace --><a href="http://necesaria.blogspot.com/2008/04/la-campaa-de-la-ee.html" target="_blank"><img border="0" alt="eÑe Argentina" src="http://bp1.blogger.com/_qWYzdvNcFeM/SAP0ULfsZSI/AAAAAAAAATg/ZoF2cKjN-jo/S1600-R/campania_enie.gif" title="eÑe Argentina" /></a>Logros en otros países de habla hispana: www.eñe.cl / www.eñe.es

p/Leer:
La eñe tambien es gente p/María Elena Walsh:
http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

La letra eñe no se entrega - Clarín (14/03/1998)
http://www.clarin.com/diario/1998/03/14/e-07702d.htm

Ñ - Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91

Nic - Chile
http://www.ñandú.cl

La incansable batalla de la letra Ñ - Univisión
http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=328328

La letra Ñ llega a las direccione…

Nada puede escapar

Hoy Buenos Aires
amaneció pequeña,
estrecha, atiborrada y fría.

Sus veredas como cintas
de cemento se escurren
bajo mi pié quebrado.

Desde una ventana
esa mujer mira
hacia mi,
hacia mi cara en la calle.

Hace frío y la pena
cuenta tantas cuentas
como la alegría
y juntas yacen
detrás de paredes
que me tienen
sin cuidado.

Un niño corto de suelas
se abraza a si mismo
y juega al fútbol
con una botella
que rueda calle abajo
y termina aplastada
por un automóvil
sin patente.

En la próxima esquina
está el café
enfriándose en la mesa
de un bar sin diarios.

No tengo dónde ir
y ella ha decidido
no esperarme.

Mi mente emite
intermitencias
y un silencio
viscoso
se apodera
de aquello
a lo que no puedo
dar importancia.

Miro la hora
en mi reloj pequeño.

Miro esta Buenos Aires pequeña
y me siento grande,
algo mayor,
cansado.

Pienso en que ya esta
siendo hora
de terminar
con este asunto.