Ir al contenido principal

Nuevo punto de partida


Trasvasado por la noche, por la lluvia y las palabras, me recupero devuelto a este espacio en el que me reintegraré, aún a costa de nuevas imperfecciones e imprecisiones. Absorto en la danza de las palabras que elucidan dolores, miopías y oscuridades, me sucedió lo de siempre: la desintegración. Esa manía de derramarme mercurial. De mostrarme y demostrarme, cuando la noche se detiene y las mismas palabras se adueñan de todo para transformar la sucesión del tiempo. En el descubierto de mis suposiciones me he dejado llevar por verdades desconsideradas que con descarno se atreven al desafío de nuevas, vagas y prematuras interpretaciones, ¿pero qué más da cuando lo que se concibe es por fin algo en si mismo y a la vez algo en mi mismo que ya no me pertenece, a menos que lo tome para renutrirme?.

Por mucho tiempo me vanaglorió la idea original y la forma de mis concepciones, hasta que logré atender y entender aquello que en verdad sucede en los despojos: Lo que fuere se ha echado a rodar y solo nos queda el antecedente de la puja, de lo visceral.

Aun mi gallardía no asirá los suficientes corajes que catalicen por fin, el real estímulo que disparó el enorme desparpajo, con el que bebí de tu tiempo para contarte mis torpezas disfrazadas por líneas y aguafuertes que, aunque perfectibles, fueron plasmadas por el oficio de un diestro.

Transito con subterfugios por entre muchas vidas, pero cuando quedo al descubierto, se me antoja sobreexponerme. Empujado por el deseo de acometer en aturdimiento o de intimidar con complejidades que disparen rápidamente el descompromiso y así volverme a mis fragilidades. Pero todo es solo un tramo de la espiral.

Curioso es tu juego, cual un cangrejo ermitaño te refugias en la coraza de otros. Al parecer no hay que atender tu frente para lograr salirse de tus encantos y descubrir quien en verdad sos. Pero el juego es harto difícil ya que uno tiende sólo a atender más allá de su coraza porque su condición supone que nos protege de lo externo y no de algo que termina alojándose en uno mismo.

No creas que tu espejo refleja siempre el encantamiento banal de los artificios de las palabras que conoces y te prometo también conocer, allí en la perspectivas que reproduce el espejo hay encuadres en los que también entras y mi atención superlativa me ha permitido ésta noche dejarte curiosear mis cosas porque además y quizás por ello también me puedo inmiscuir en la tuyas.

Tus destrezas son admirables, pero aun más tu lucidez.

Iré a por más… y tiene tanto de promesa como de amenaza.

Alguna vez me atreví a confeccionar analogías sobre lo que el cuerpo de cada uno muestra de uno mismo. Entonces argumentaba que así como la ropa puede copiar e insinuar la morfología de un cuerpo, el cuerpo manifiesta el formato real de lo que contiene.

Estoy exhausto, es tarde y debo cortar esta catarsis, romper el encantamiento que perdura aun cuando ya no estas acá, cerca de mis prudencias.

Ojalá me atreva a entregarte ésto, antes de que pierda la oportunidad de conseguir los suficientes argumentos. Ojalá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Horrible esperanza

Sumido a la frescura más vital
del ardor violento del olvido sobre la piel
imaginando la existencia frágil
dentro de este envase sin caducidad
pero que vencerá de todas formas
me propongo
lavarlo con fuego
ensuciarlo con nubes
perfumarlo con aire infecto
tocarlo con magia develada
entregarlo a la desidia de ella
enfermarlo con vicios al vicio
liberarlo con mandarinas de estación
y romperlo en una sola fracción.

Me llevaré a caminar en la maleza
guiado por la pura intuición de sus fronteras
para que la naturaleza me explote en las tripas
poniendo la confianza en el silencio
de la sordera y la muda palabra
que se ignorará a inconciencia
para respirar hondo, orondo y sencillo
al ritmo airoso de una canción desconocida
cantada con pulso ausente para
la danza de la furia enloquecida
que enloquecerá furiosa y letal
de cara al concierto íntimo de mis propias iras.

El viento soplará bravo como sopla el viento
en estas épocas de poco coraje
que entre maldades provocadas
viene a impregnar…

Por si acaso

Si usted señora
acaso se atreva a escucharme,
le diría que nada yace bajo el lacio
porque no quedaron cabales ni posibles
y la salubre ansiedad no es madre de miedos.

Si usted misma
fuese a tropiezos sobrevolando,
la acogería donde no anida el rumor
porque he dejado de ser por este cuerpo
y amuro en mis pesadillas una rasca de sueño.

Si usted también
apostara y acertara en rodearme,
le entendería lo que bien sepa decir
porque a fuerza he escuchado maldades
y he aprendido a separar palabras sin sentido.

Si usted ahora
lanzara fuerte y artero el rayo,
le consentiría amaneceres ajustados
porque no hay noche de ayer mejor a hoy
y sepa señora que ya no persigo vanas victorias.

Si usted mañana
oyera de mi boca un imposible,
no inquiete sus romanceras alarmas
porque no suplicaré sus beneficios severos
y estaré en la puerta de sus labios por si acaso.


Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.