Ir al contenido principal

Bienvenida


Necesaria, es muy probable que estas sólo sean palabras previas a algo que jamás suceda. Un salto al vacío real. El indicio de un próximo fracaso. Pero qué más da?. Ya a los cuarenta nada vale lo que antaño y ni siquiera es tan atrás el tiempo. Dicen de la mitad de la vida y lo cierto de ello es que en verdad ya se cuentan anécdotas de veintitantos y proyectos a futuro que bien podrían cumplirse en los próximos veinte.


A saber, no se bien por donde comenzar y tampoco eso me importa mucho. Lo valioso es que es aquí donde me derramo, entre las letras, entre los errores ortográficos y de forma. Aquí es donde soy quien soy. Donde me ganan los temores a los que gano. Donde me duele lo indecible y me arropan mis pocas seguridades. Aquí me atrevo y me aventuro, en lo efímero de cada palabra y en lo eterno que a su vez encierran para siempre. Esta es la jaula de cristal que apresa lo que pretendo.


No sé que estarás pensando ahora mismo y no me animo a adivinarlo, así que te dejo libre y ojalá estas líneas, atrapen aún tu mirada. Ya es poco lo que me reservo para sorpresas y consumirme un poco de ese poco sorprendiéndome en esta necesidad de escribirte, a vos, solo a vos, es en si una sorpresa algo precipitada… quizás vaga.


Recuerdo aún, cada vez que algo me impulsó a escribir y reside en ese recuerdo la posibilidad de reconstruir mi memoria de emociones y mi anecdotario de ilusiones desilusionadas y traiciones sin aviso. Aunque no logro elucidar en el mismo instante la especie de paraguas que abro para protegerme de quién sabe qué próxima tormenta.


He olvidado lo olvidable, lo que fue de buen modo, lo que dolió y duele cuando recuerdo, lo que supo suave y suave se repite en el anhelo y también mis orfandades. He quemado algunas quimeras y mitigado otros tantos mitos. Me he quitado algunos recuerdos de la bitácora, para dejar memoria a lo que debía devolverme, retornarme, repetirme. Entonces no olvido ordenar mis ángeles y mis musas, que de a poco procuran el antojo del pavoneo. Ese juego de residir a flor de piel y el riesgo de que una vez más, la razón y la emoción no logren entenderse.


Aún no sé cuales son tus búsquedas, tu sentido, tu orientación y es probable que no merezca saberlo o lo que es peor, que no logre asir el tiempo que me permita saberlo, pero a ese riesgo es al que intento sortear haciéndote saber estas palabras.


Puedo mirar tan profundo que a veces no logro retornar y de seguro aún esté perdido en algunas oscuridades que parecían profundidades. Eso que a muchos engaña, también me ha engañado. Me he envenenado de sueños y besos dados. He conocido el purgatorio del desamor desde siempre y cielos de paraísos inconsistentes. Pero no he renunciado a mis ambiciones, que son muchas, y a las que antecede el anhelo de conocer a quien querría junto a mí, el día de mi última muerte y muchos días antes, todo lo que falte a esa única última muerte.


Claro que es raro lo que escojo para la primera vez, y lo raro reside en la condición misma del orden. Si no, no sería una primera y por mucho, menos sería rara. Contando lo que espero no creo encontrar ya lo que es correcto.


Es en estas ocasiones cuando intento tontos exorcismos que jamás resultan; y los fracasos de tales intentos son los que nos permitirán en más leernos, interpretarnos y atendernos; por lo que no está del todo mal y no ha sido del todo en vano. Por último y por mi parte de seguro a será muy gratificante, intentaré decir lo que piense y pensar lo que diga. Gracias por honrar mis letras con tu mirada. Hasta luego. Hasta prontos luegos. Bienvenida a este momento de mi vida.

Comentarios

  1. gracias Gustavo por escribirme! Un gusto haber llegado al tuyo, también. Estuve leyendo y leyendo. Me quedó esta parte en la cabeza:

    No puedo evitarlo.
    Equivoqué a quién,
    pero no como.
    Equivoqué el hacia,
    pero no el desde.

    No recapitularé.
    Encontraré a quién entienda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que buen texto para un inicio. Así, sin orden establecido. Me gusta lo de quemar quimeras y mitigar mitos, quitarte recuerdos de la bitácora (a ver si me dices cómo lo logras).

    Tienes buena forma de hilar palabras, ¿pero de veras crees que es un riesgo que la razón y la emoción no logren entenderse? Y no, no tienes que contestar, puedes tomarla como pregunta retórica pero ahí está en tu texto y yo lo tomo como un dato y además me gusta que sea así.

    ResponderEliminar
  3. Vole despacio sin detenerme demasiado y llegue hasta aqui, hasta tu primer intento (me gusta esa forma de decirlo y no casualmente suelo utilizarla)...maravillada me voy...solo por un rato...creo que me merezco detenerme en cada uno de ellos...
    Gracias por tu generosidad...

    ResponderEliminar
  4. Hola! Le hablo a tu pasado desde mi presente apurado... Te agradezco haber sido ya que siento placer de leerte...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Omnisilente

Se que la canción está sonando
porque mi piel vibra
pero no la escucho.

El cielo de este día parece para siempre
y adivino verte aparecer
detrás de una sombra.

Siento la canción que no escucho
porque la canción no ha terminado y suena.

Quizás nunca vuelva a ser de noche,
ni silencio de luz omnipresente
y de canción interminable.

La materia que es viva
y enloquecida al oír tu nombre
me arrebata los ojos.

No lograré verte
ni escucharé la canción
hasta que deje de vibrar
el cuerpo de mi cuerpo.

Cierro definitivamente los sentidos
para concentrarme hasta explotar
desde la cicatriz del centro.

Me muevo hacia todos los espacios de la casa
y la canción suena y lo sé por mis manos que te buscan.

La música sigue sonando
y yo sin escucharla
me recojo en pedazos
y me voy juntando entre mis manos.

No veo a quién canta la canción
que no escucho
pero se que sigue sonando
entre las cortinas temporales.

Nadie aparece de una sombra.

Nadie aparece por una pregunta.

Nadie abandona
la penitencia del aband…

Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.

La campaña de la eñe

Adherite a ésta campaña para que en Argentina se apruebe el uso de la eÑe en los dominios de Internet de nuestro país y en todos los países de habla hispana.<!-- Código del enlace --><a href="http://necesaria.blogspot.com/2008/04/la-campaa-de-la-ee.html" target="_blank"><img border="0" alt="eÑe Argentina" src="http://bp1.blogger.com/_qWYzdvNcFeM/SAP0ULfsZSI/AAAAAAAAATg/ZoF2cKjN-jo/S1600-R/campania_enie.gif" title="eÑe Argentina" /></a>Logros en otros países de habla hispana: www.eñe.cl / www.eñe.es

p/Leer:
La eñe tambien es gente p/María Elena Walsh:
http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

La letra eñe no se entrega - Clarín (14/03/1998)
http://www.clarin.com/diario/1998/03/14/e-07702d.htm

Ñ - Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91

Nic - Chile
http://www.ñandú.cl

La incansable batalla de la letra Ñ - Univisión
http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=328328

La letra Ñ llega a las direccione…