Ir al contenido principal

Una pausa


     Nuestra memoria de emociones ya cuenta con un vasto antecedente. Recreo, en este espacio temporal de ausencia, algunos de los sonidos de tu sonrisa celebrando una ocurrencia significativa que no tenía evidencias en mis historias. El olor de tu perfume decora mis sentidos en las largas charlas, y como una especie de bálsamo encantador hace que te hable con atrevimiento y desvergüenza, y responda, sin sustento mayor que la improvisación, algunas de tus formas de escudriñarme con el afán de elucidar esa forma de ser de la que me desprenderé en la misma confesión.

     Puedo notar aquí y allí la niebla de algunas dudas y misterios que espesaron el ambiente con discusiones de sostén. Algunas partidas involuntarias e invitaciones a dejar, sin más, tus espacios despojándome de quién sabe qué liturgia de placer. También algunas ganas de irme aún cuando quedarme era lo oportuno. De crear un anecdotario no debería faltar un minuto de silencio y un duelo sentido para las lágrimas nuestras que ya no nos componían tras precipitarse por el pómulo henchido de sufrimientos replicados tan fidedignos como insuperados. Cuento también fojas de molestias que fijan precedentes y enojos manifiestos para inaugurar el crédito que necesita nuestra desbordante forma de sostenernos.

     De aquí en más repito espacios para tantos besos de esos, que de tanto besarnos no hacen sino gestar el reflejo de continuar por siempre utilizando estos labios que tenemos, como una mano que acaricia más y distinto y mejor que las manos inquietas que, a la vez y en el mismo instante de coordinación absoluta, nos repasan atrevidas y curiosas, para reconstruirnos en la memoria de los deseos que manifestaremos ausentes. Sonrío sobre lo que pienso negarte a saber ahora mismo, tal como si no diera curso a algunas sabidurías recientes que me sonrojan. También permito utilizar éstas letras para aquello que nos alimentó el cuerpo que, sustraído en el regocijo, sólo se nos fue por la boca de tantos besos.

     Miremos estas referencias en las que no nos parecemos a nuestros horizontes pero sí a nuestros deseos y ambiciones. Es curioso pero al principio algunas lluvias de nuestro primer otoño se empecinaron en repicar insistentemente, elevando de alguna forma nuestro frenético ritmo de presentaciones algo torpes, algo severas y por sobre todo muy sentidas. Una pausa para un beso. Otra.

     Sigamos entonces agregando evidencias del desparpajo con el que me atravesé de lado a lado en tu cama. ¿Invasiones o invitaciones?. En ésta página un cuadro especial para tu pijama de mis tentaciones y la inmensidad de lo que provoca y convida. Dejaré mi huella en todo tu territorio para que jamás lo ocupe nada menor, ni tan siquiera igual. Me abandono en el abandono del conocimiento temporario o provisorio. No responderé por quién haya sido hace siete días antes de que me modifiques por ahora. Dejare mis huellas en tus sábanas y nos procurare las horas de soñar en dormir justo al lado de quién descubramos a gusto, al despertarnos. Tampoco olvides agregar el ademán que, de mis manos, viene a sacudir el polvo de los tiempos en tus pliegues mezquinos, en tus celos y en tus sentencias. Vengo a patearte el tablero y dejo por ello aquí asentada la prueba de mi zapato.

     Están también de manifiesto las falencias que negamos y la eficiencia que deseamos, a saber del lado frágil de nuestras debilidades, algo así como una manía de poner énfasis en aquello que pende de hilos invisibles pero predominantes y que por cierto sabemos del deber de modificar. A no olvidar las provocaciones de toda estirpe en la que nos manifestamos al jugar a desentrañarnos para volvernos entrañables y extrañables. Así cómo ahora mismo me sucede mientras un autobús te lleva a este retiro. ¿Cuánto falta para que regreses?. Ni me lo digas. No ahora. Una pausa para los besos, un sino. Otro beso. Un futuro con el olvido que todo futuro toma y obliga. Una pausa... hasta hoy, interminable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Omnisilente

Se que la canción está sonando
porque mi piel vibra
pero no la escucho.

El cielo de este día parece para siempre
y adivino verte aparecer
detrás de una sombra.

Siento la canción que no escucho
porque la canción no ha terminado y suena.

Quizás nunca vuelva a ser de noche,
ni silencio de luz omnipresente
y de canción interminable.

La materia que es viva
y enloquecida al oír tu nombre
me arrebata los ojos.

No lograré verte
ni escucharé la canción
hasta que deje de vibrar
el cuerpo de mi cuerpo.

Cierro definitivamente los sentidos
para concentrarme hasta explotar
desde la cicatriz del centro.

Me muevo hacia todos los espacios de la casa
y la canción suena y lo sé por mis manos que te buscan.

La música sigue sonando
y yo sin escucharla
me recojo en pedazos
y me voy juntando entre mis manos.

No veo a quién canta la canción
que no escucho
pero se que sigue sonando
entre las cortinas temporales.

Nadie aparece de una sombra.

Nadie aparece por una pregunta.

Nadie abandona
la penitencia del aband…

Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.

La campaña de la eñe

Adherite a ésta campaña para que en Argentina se apruebe el uso de la eÑe en los dominios de Internet de nuestro país y en todos los países de habla hispana.<!-- Código del enlace --><a href="http://necesaria.blogspot.com/2008/04/la-campaa-de-la-ee.html" target="_blank"><img border="0" alt="eÑe Argentina" src="http://bp1.blogger.com/_qWYzdvNcFeM/SAP0ULfsZSI/AAAAAAAAATg/ZoF2cKjN-jo/S1600-R/campania_enie.gif" title="eÑe Argentina" /></a>Logros en otros países de habla hispana: www.eñe.cl / www.eñe.es

p/Leer:
La eñe tambien es gente p/María Elena Walsh:
http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

La letra eñe no se entrega - Clarín (14/03/1998)
http://www.clarin.com/diario/1998/03/14/e-07702d.htm

Ñ - Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91

Nic - Chile
http://www.ñandú.cl

La incansable batalla de la letra Ñ - Univisión
http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=328328

La letra Ñ llega a las direccione…