inicio contacto facebook sindicación sindicación

Búsquedas

Lila Downs - Pecados y Milagros subir

"Habitaré tibiamente tus entrañas para salirme y volverme minúsculo, incompleto, ínfimo. Llenaré de silencio los mares, cruzaré de lado a lado la tierra. Volveré mi vista una y otra vez, para descifrarte y encontrar el canal que me devuelva. Lloraré mis dudas. Me haré más en vientres extraños, para ver el ciclo y elucidarlo. Abdicaré. La tierra me hará suyo, y me abandonará en lagrimas y sudor el agua. El viento me llevará consigo a dispersarme en otros ciclos. El fuego flameará mi olvido." - Gustavo Camacho

viernes, 26 de octubre de 2007

Una pausa

0 comentarios


     Nuestra memoria de emociones ya cuenta con un vasto antecedente. Recreo, en este espacio temporal de ausencia, algunos de los sonidos de tu sonrisa celebrando una ocurrencia significativa que no tenía evidencias en mis historias. El olor de tu perfume decora mis sentidos en las largas charlas, y como una especie de bálsamo encantador hace que te hable con atrevimiento y desvergüenza, y responda, sin sustento mayor que la improvisación, algunas de tus formas de escudriñarme con el afán de elucidar esa forma de ser de la que me desprenderé en la misma confesión.

     Puedo notar aquí y allí la niebla de algunas dudas y misterios que espesaron el ambiente con discusiones de sostén. Algunas partidas involuntarias e invitaciones a dejar, sin más, tus espacios despojándome de quién sabe qué liturgia de placer. También algunas ganas de irme aún cuando quedarme era lo oportuno. De crear un anecdotario no debería faltar un minuto de silencio y un duelo sentido para las lágrimas nuestras que ya no nos componían tras precipitarse por el pómulo henchido de sufrimientos replicados tan fidedignos como insuperados. Cuento también fojas de molestias que fijan precedentes y enojos manifiestos para inaugurar el crédito que necesita nuestra desbordante forma de sostenernos.

     De aquí en más repito espacios para tantos besos de esos, que de tanto besarnos no hacen sino gestar el reflejo de continuar por siempre utilizando estos labios que tenemos, como una mano que acaricia más y distinto y mejor que las manos inquietas que, a la vez y en el mismo instante de coordinación absoluta, nos repasan atrevidas y curiosas, para reconstruirnos en la memoria de los deseos que manifestaremos ausentes. Sonrío sobre lo que pienso negarte a saber ahora mismo, tal como si no diera curso a algunas sabidurías recientes que me sonrojan. También permito utilizar éstas letras para aquello que nos alimentó el cuerpo que, sustraído en el regocijo, sólo se nos fue por la boca de tantos besos.

     Miremos estas referencias en las que no nos parecemos a nuestros horizontes pero sí a nuestros deseos y ambiciones. Es curioso pero al principio algunas lluvias de nuestro primer otoño se empecinaron en repicar insistentemente, elevando de alguna forma nuestro frenético ritmo de presentaciones algo torpes, algo severas y por sobre todo muy sentidas. Una pausa para un beso. Otra.

     Sigamos entonces agregando evidencias del desparpajo con el que me atravesé de lado a lado en tu cama. ¿Invasiones o invitaciones?. En ésta página un cuadro especial para tu pijama de mis tentaciones y la inmensidad de lo que provoca y convida. Dejaré mi huella en todo tu territorio para que jamás lo ocupe nada menor, ni tan siquiera igual. Me abandono en el abandono del conocimiento temporario o provisorio. No responderé por quién haya sido hace siete días antes de que me modifiques por ahora. Dejare mis huellas en tus sábanas y nos procurare las horas de soñar en dormir justo al lado de quién descubramos a gusto, al despertarnos. Tampoco olvides agregar el ademán que, de mis manos, viene a sacudir el polvo de los tiempos en tus pliegues mezquinos, en tus celos y en tus sentencias. Vengo a patearte el tablero y dejo por ello aquí asentada la prueba de mi zapato.

     Están también de manifiesto las falencias que negamos y la eficiencia que deseamos, a saber del lado frágil de nuestras debilidades, algo así como una manía de poner énfasis en aquello que pende de hilos invisibles pero predominantes y que por cierto sabemos del deber de modificar. A no olvidar las provocaciones de toda estirpe en la que nos manifestamos al jugar a desentrañarnos para volvernos entrañables y extrañables. Así cómo ahora mismo me sucede mientras un autobús te lleva a este retiro. ¿Cuánto falta para que regreses?. Ni me lo digas. No ahora. Una pausa para los besos, un sino. Otro beso. Un futuro con el olvido que todo futuro toma y obliga. Una pausa... hasta hoy, interminable.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Jueces y Partes

Comentan

El intentador

Mi foto
Gustavo Camacho
Bº Balvanera, Buenos Aires, Argentina
 
Mi problema quedó de manifiesto cuando comprendí que en cada entramado de esta red existe la posibilidad de ganarle un minuto más al "uno mismo muerto" que engulle con prisa y retraso lo que voy intentando ser y hacer. Ojalá lo logre por el resto de mi vida.
Ver todo mi perfil

Contacto

Llena el formulario con tus datos.

Nombre
Email
Web/Blog
Asunto
Mensaje

Enlaces y promociones

    

Facebook

Facebook Blog Network:

 
 
 

Actualizan tambien


1976 - MARZO/24 - 2008

 

Bloggers que editan



Consideraciones acerca de Tutiplenes
y otros frutos de mar

Rosana Gutierrez (la Luc)
Blogs: Resacas / White Trash
Editorial: aurelia rivera
Uno a uno
Antología de cuentos sobre los '90

Autores: Ariel Magnus, Lucía Puenzo, Maximiliano Tomas, Félix Bruzzone, Sonia Budassi, Diego Máteryn, Nicolás Mavrakis, Cecilia Boullosa, Hernán Casciari, María Fasce, Hernán Vanoli, Julia Coria, Leonardo Oyola, Mariana Enriquez, Joaquín Linne, Pablo Toledo, Sebastián Martínez Daniell, Ana Cecchi, Washington Cucurto
Antologador: Diego Grillo Trubba
Blogs: Los discípulos / El diario de un neurótico
Editorial: Sudamericana / Colección Reservoir Books
España, decí alpiste
Hernán Casciari
Blogs: orsai / espoiler
Editorial: Sudamericana

Publicidad