Ir al contenido principal

Un grito. (Frustración)


"El estudio de la belleza es un duelo en que el artista da gritos de terror, antes de caer vencido." - Baudelaire


Ha pasado con prisa por su pasado de olvido
y cruzado los bosques de los símbolos
sin adquirir estigma mayor a la muerte
que por fin dará fin a su tragedia.

Ha ocupado el cuerpo equivocado y
tratado de persuadir una mente inútil
sin siquiera pensar en los acertijos
confusos con los que trató de evadir miradas.

Ha conservado por días una carta sin abrir
deseando que lo que allí se haya dicho
deje de enfermar a su mortal corazón
atravesado por idénticas pesadillas.

Ha lamentado las conquistas acaloradas
de toda aquella mujer que se atrevió
a saltar el cerco para acercar la velada
en la que cuidadosamente cultivó sus furias.

Ha alimentado con pobrezas sus miserias
hechas de desaciertos en el progreso
del tiempo que se alimenta de la vida
que no se subleva a una razón a corto plazo.

Ha entendido que también es perfume
el que desprenden las flores recónditas
aunque no supo donde encontrarlas y
tampoco tenga sentido para percibirlas.

Ha desoído el clamor de las infamias
que recitaban sus pasares y pesares
con la verdadera insolencia del necio
en el que se ha convertido por suerte.

Ha guardado un secreto doloroso
del que no pudo despojarse con el tiempo
que ha ocupado en escribir y leer
estas formas de plasmar lo que no elucida.

Ha caído en los amargos abismos de la mente
que hundida en una suprema visión
ya no le permitió ver la belleza
ante la que debió caer vencido.

Así y con tal indignidad dio por perdida
el alma del artista que se valió de su cuerpo,
gordo por la ansiedad oral de la frustración,
con el que cayo abatido sin suerte de sabiduría.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La campaña de la eñe

Adherite a ésta campaña para que en Argentina se apruebe el uso de la eÑe en los dominios de Internet de nuestro país y en todos los países de habla hispana.<!-- Código del enlace --><a href="http://necesaria.blogspot.com/2008/04/la-campaa-de-la-ee.html" target="_blank"><img border="0" alt="eÑe Argentina" src="http://bp1.blogger.com/_qWYzdvNcFeM/SAP0ULfsZSI/AAAAAAAAATg/ZoF2cKjN-jo/S1600-R/campania_enie.gif" title="eÑe Argentina" /></a>Logros en otros países de habla hispana: www.eñe.cl / www.eñe.es

p/Leer:
La eñe tambien es gente p/María Elena Walsh:
http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

La letra eñe no se entrega - Clarín (14/03/1998)
http://www.clarin.com/diario/1998/03/14/e-07702d.htm

Ñ - Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91

Nic - Chile
http://www.ñandú.cl

La incansable batalla de la letra Ñ - Univisión
http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=328328

La letra Ñ llega a las direccione…

Omnisilente

Se que la canción está sonando
porque mi piel vibra
pero no la escucho.

El cielo de este día parece para siempre
y adivino verte aparecer
detrás de una sombra.

Siento la canción que no escucho
porque la canción no ha terminado y suena.

Quizás nunca vuelva a ser de noche,
ni silencio de luz omnipresente
y de canción interminable.

La materia que es viva
y enloquecida al oír tu nombre
me arrebata los ojos.

No lograré verte
ni escucharé la canción
hasta que deje de vibrar
el cuerpo de mi cuerpo.

Cierro definitivamente los sentidos
para concentrarme hasta explotar
desde la cicatriz del centro.

Me muevo hacia todos los espacios de la casa
y la canción suena y lo sé por mis manos que te buscan.

La música sigue sonando
y yo sin escucharla
me recojo en pedazos
y me voy juntando entre mis manos.

No veo a quién canta la canción
que no escucho
pero se que sigue sonando
entre las cortinas temporales.

Nadie aparece de una sombra.

Nadie aparece por una pregunta.

Nadie abandona
la penitencia del aband…

Nada puede escapar

Hoy Buenos Aires
amaneció pequeña,
estrecha, atiborrada y fría.

Sus veredas como cintas
de cemento se escurren
bajo mi pié quebrado.

Desde una ventana
esa mujer mira
hacia mi,
hacia mi cara en la calle.

Hace frío y la pena
cuenta tantas cuentas
como la alegría
y juntas yacen
detrás de paredes
que me tienen
sin cuidado.

Un niño corto de suelas
se abraza a si mismo
y juega al fútbol
con una botella
que rueda calle abajo
y termina aplastada
por un automóvil
sin patente.

En la próxima esquina
está el café
enfriándose en la mesa
de un bar sin diarios.

No tengo dónde ir
y ella ha decidido
no esperarme.

Mi mente emite
intermitencias
y un silencio
viscoso
se apodera
de aquello
a lo que no puedo
dar importancia.

Miro la hora
en mi reloj pequeño.

Miro esta Buenos Aires pequeña
y me siento grande,
algo mayor,
cansado.

Pienso en que ya esta
siendo hora
de terminar
con este asunto.