Ir al contenido principal

El tiempo sin tiempos


Decidí marcharme para siempre
propiciando el peor recuerdo.
Una desilusión,
una estafa,
la gran mentira,
el engaño.

Empecinada en su venganza
prometió entonces,
jamás dejarme partir.

Ató a mi recuerdo el hilo sutil
del nunca otorgar mi espacio
a la continencia de otro hombre.

Vagué por mil dimensiones
intentando por fín deshacer las culpas.

Vagué por cada rincón
como un espectro condenado.

Vagué por las memorias
como quién es recordado por una traición.

Los años fueron agobiándome
y a ella el tiempo la abandonó
para los ojos de los demás.

Los emisarios no cortaron aquel hilo,
sus destrezas pudieron aun más
y la resignación a no descansar me gano.

No hay eternidad posible
si nunca comienza.

Sucederán mil muertes y estaré en ellas.

Que alguien gane
los besos que traicioné,
los que abandoné
y por esto se me permita
comenzar por fin
el tiempo sin tiempos.

Comentarios

  1. Esta debe ser una de las esquinas, seguramente "la inolvidable no superada"; para quienes la transitamos.
    Debo elogiar lo elocuente del texto y la precisión en las palabras.Dejan ver claramente lo conscientes que pueden ser los actos humanos y la inconsciencia de lo que pueden provocar, aún pasando por la voluntad.
    Insisto en elevar mi apreciación, la de tu capacidadde describir las cosas como son,palsmado en una suerte de arte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Omnisilente

Se que la canción está sonando
porque mi piel vibra
pero no la escucho.

El cielo de este día parece para siempre
y adivino verte aparecer
detrás de una sombra.

Siento la canción que no escucho
porque la canción no ha terminado y suena.

Quizás nunca vuelva a ser de noche,
ni silencio de luz omnipresente
y de canción interminable.

La materia que es viva
y enloquecida al oír tu nombre
me arrebata los ojos.

No lograré verte
ni escucharé la canción
hasta que deje de vibrar
el cuerpo de mi cuerpo.

Cierro definitivamente los sentidos
para concentrarme hasta explotar
desde la cicatriz del centro.

Me muevo hacia todos los espacios de la casa
y la canción suena y lo sé por mis manos que te buscan.

La música sigue sonando
y yo sin escucharla
me recojo en pedazos
y me voy juntando entre mis manos.

No veo a quién canta la canción
que no escucho
pero se que sigue sonando
entre las cortinas temporales.

Nadie aparece de una sombra.

Nadie aparece por una pregunta.

Nadie abandona
la penitencia del aband…

La campaña de la eñe

Adherite a ésta campaña para que en Argentina se apruebe el uso de la eÑe en los dominios de Internet de nuestro país y en todos los países de habla hispana.<!-- Código del enlace --><a href="http://necesaria.blogspot.com/2008/04/la-campaa-de-la-ee.html" target="_blank"><img border="0" alt="eÑe Argentina" src="http://bp1.blogger.com/_qWYzdvNcFeM/SAP0ULfsZSI/AAAAAAAAATg/ZoF2cKjN-jo/S1600-R/campania_enie.gif" title="eÑe Argentina" /></a>Logros en otros países de habla hispana: www.eñe.cl / www.eñe.es

p/Leer:
La eñe tambien es gente p/María Elena Walsh:
http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

La letra eñe no se entrega - Clarín (14/03/1998)
http://www.clarin.com/diario/1998/03/14/e-07702d.htm

Ñ - Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91

Nic - Chile
http://www.ñandú.cl

La incansable batalla de la letra Ñ - Univisión
http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=328328

La letra Ñ llega a las direccione…

Nada puede escapar

Hoy Buenos Aires
amaneció pequeña,
estrecha, atiborrada y fría.

Sus veredas como cintas
de cemento se escurren
bajo mi pié quebrado.

Desde una ventana
esa mujer mira
hacia mi,
hacia mi cara en la calle.

Hace frío y la pena
cuenta tantas cuentas
como la alegría
y juntas yacen
detrás de paredes
que me tienen
sin cuidado.

Un niño corto de suelas
se abraza a si mismo
y juega al fútbol
con una botella
que rueda calle abajo
y termina aplastada
por un automóvil
sin patente.

En la próxima esquina
está el café
enfriándose en la mesa
de un bar sin diarios.

No tengo dónde ir
y ella ha decidido
no esperarme.

Mi mente emite
intermitencias
y un silencio
viscoso
se apodera
de aquello
a lo que no puedo
dar importancia.

Miro la hora
en mi reloj pequeño.

Miro esta Buenos Aires pequeña
y me siento grande,
algo mayor,
cansado.

Pienso en que ya esta
siendo hora
de terminar
con este asunto.