Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2007

Contigo

Joaquin Sabina - Albúm: Yo, mi, me, contigo

Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.

Yo no quiero vecínas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.

Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardin;
lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.

Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin tí.

No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas “volv…

El tiempo sin tiempos

Decidí marcharme para siempre
propiciando el peor recuerdo.
Una desilusión,
una estafa,
la gran mentira,
el engaño.

Empecinada en su venganza
prometió entonces,
jamás dejarme partir.

Ató a mi recuerdo el hilo sutil
del nunca otorgar mi espacio
a la continencia de otro hombre.

Vagué por mil dimensiones
intentando por fín deshacer las culpas.

Vagué por cada rincón
como un espectro condenado.

Vagué por las memorias
como quién es recordado por una traición.

Los años fueron agobiándome
y a ella el tiempo la abandonó
para los ojos de los demás.

Los emisarios no cortaron aquel hilo,
sus destrezas pudieron aun más
y la resignación a no descansar me gano.

No hay eternidad posible
si nunca comienza.

Sucederán mil muertes y estaré en ellas.

Que alguien gane
los besos que traicioné,
los que abandoné
y por esto se me permita
comenzar por fin
el tiempo sin tiempos.

Cambios

El pez y el pájaro
viejos amigos
se encuentran en la orilla.

Se abrazan,
se saludan,
se despiden.

El pez al aire.
El pájaro al agua.

Sin duda alguna
algo ha cambiado...
sin duda alguna.