Ir al contenido principal

Ante la adversidad


"Planteada la inefable e ineludible verdad por la cual el ser humano que animo, se permite el maravilloso desafío de la libertad, posibilito elegir qué mandatos tomar y cuales descartar.
Hay estigmas que enorgullecen y otros que debilitan y carcomen. Hay herencias delesnables, las no herencias que pretendo extirparme. Hay herencias que me exaltan y trato de potenciarlas, cortando las ataduras de cualquier naturaleza. No reparo en consecuencias y aún en la adversidad más tranversal, pujo con el tesón de un obstinado que no se resigna a morir bajo ninguna tutela.
Ser resiliente. Fundarme en la resiliencia es, justamente, intentar decidir libre del esclavismo que la culpa y la ignorancia imponen. Procurar, sin desmedros, conseguir ser claro con las cosas que conservaré y las que rechazaré. Sin ambivalencias, sin relativos valores. Ambiciono construir, a partir de lo constitutivo, un futuro ajustado a mis convicciones y a mis deseos. No es arrogante mi intención, tampoco extrema mi capacidad, sólo atento contra un puñado de insatisfacciones que redefino a conciencia y que modifico porque no me inclino hacia la locura, mucho menos hacia la resignación. No son salidas posibles. Las cosas están así y si así no me agradan, entonces las modifico. No incurro en la necedad ni un segundo más después de tomar conciencia.
Podría aventurarme a desafíos más livianos, pero quizás sólo consiga nuevas confusiones. Carezco de autocompasión y mis propias manos son capaces de ahorcarme si sólo, me dejase llevar por los indicios."


Luego de hacer tal exposición me soslayé
pero no pude pasar por la grieta de su inacción
para inmolarme dentro suyo.
Así desheredé mi procedencia.
Así me afirmo ante la adversidad.


Comentarios

  1. En un artículo sobre la Resilencia (o resiliencia, bah!) dice: "Los seres humanos en circunstancias especialmente difíciles requieren una
    mano amiga, un acompañante un "cómplice significativo" que les permita crear
    lazos y vínculos consigo mismos, con los otros y con su entorno. Todos estos
    enunciados son caminos de vincularidad que suscitan el potencial humano de
    la resiliencia".
    Y según Eduardo Galeano, en su "Libro de los abrazos":
    "Cada persona brilla con luz propia entre los demás. No hay dos fuegos
    iguales, Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos colores. Hay
    gente de fuego sereno, que ni siquiera se entera del viento, y gente de
    fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos bobos que no
    alumbran ni queman: pero otros arden la vida con tantas ganas que no se
    puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende"
    Usted, es de los que enciende...
    Beso

    ResponderEliminar
  2. Me quedé con esa sensación de vacío extraño que te da cuando encontrás algo que quisieras haber dicho.

    Saludos desde El Salvador, amigo.

    Victor

    ResponderEliminar
  3. No es arrogante, es una lucha dificil, Tomando ese camino, se dejan muchos heridos en la senda por la que se pasa,pero igual es la unica manera de poder vivir vida a conciencia propia, sin atajos que te distraigan y quiten fuerza
    Un abrazo Gizz

    ResponderEliminar
  4. Cómo estás, Gustavo!
    Qué, la fuerza te agarró de los pelos y te dijo: mirame bien y escribime?
    Excelente. Es de la onda del poema de la página principal. A eso me refería el otro día.
    Bueh, aprovecho la oportunidad para decirte (no pedirte permiso, decirte) que voy a postear un párrafo de esto.
    Si?
    Abrazo, Mabel.

    ResponderEliminar
  5. es algo muy lindo encontrar un lugar donde se pueda expresar los sentimientos y leer la refleciones que nos ayudan ,cosa que se ha estado perdiendo .adriana esposa de ramon

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno lo escrito, tengo en este momento un poco de envidia parcialmente sana al leerte. Bien.

    Sobre el contenido de tus palabras, el análisis no me resulta tan lineal. Las cuestiones que uno se plantea van variando a medida que las cosas se suceden, uno no puede pretender tener un mismo ideal mañana. Los pasos cortos terminan siendo los grandes. Uno va uniendo puntos para conformar una linea, que luego tendrá una forma, para luego tener dimensión, para después ser palpable y real. Pero todo comienza de un punto y eso nos hace sentir pequeños, ordinarios y encerrados en una cajita de fósforos.

    Te felicito. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. La resilencia la utilizamos en terminologia social para definir cuando una persona que ha tenido experiencias vitales muy duras (abandono, maltrato, etc) la capacidad de reponerse y poder continuar con su vida. En nuestro caso, muchas veces la adversidad es la incapacidad de encontrarnos a nosotros mismos, gran texto Gustavo, me hizo reflexionar.

    ResponderEliminar
  8. Te leo y no puedo estar más de acuerdo con lo que dices, y sé que no es fácil, pero al menos en mi caso llegó un momento en que debes elegir entre convertirme en decorado o vivir y yo elegí vivir. Reconozco que no es fácil. Y por ahí ando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. un intento excelentemente logrado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta este blog, tiene mucha profundidad, desde ya mis felicitaciones! Te invito a que pases por el mío y votes por el libro de la semana. Cada lunes destacaremos a un autor y a su libro y también habrá autores de blogs proximamente y podrás participar! Besos!

    Caro!

    http://lajusticieraa.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Horrible esperanza

Sumido a la frescura más vital
del ardor violento del olvido sobre la piel
imaginando la existencia frágil
dentro de este envase sin caducidad
pero que vencerá de todas formas
me propongo
lavarlo con fuego
ensuciarlo con nubes
perfumarlo con aire infecto
tocarlo con magia develada
entregarlo a la desidia de ella
enfermarlo con vicios al vicio
liberarlo con mandarinas de estación
y romperlo en una sola fracción.

Me llevaré a caminar en la maleza
guiado por la pura intuición de sus fronteras
para que la naturaleza me explote en las tripas
poniendo la confianza en el silencio
de la sordera y la muda palabra
que se ignorará a inconciencia
para respirar hondo, orondo y sencillo
al ritmo airoso de una canción desconocida
cantada con pulso ausente para
la danza de la furia enloquecida
que enloquecerá furiosa y letal
de cara al concierto íntimo de mis propias iras.

El viento soplará bravo como sopla el viento
en estas épocas de poco coraje
que entre maldades provocadas
viene a impregnar…

Por si acaso

Si usted señora
acaso se atreva a escucharme,
le diría que nada yace bajo el lacio
porque no quedaron cabales ni posibles
y la salubre ansiedad no es madre de miedos.

Si usted misma
fuese a tropiezos sobrevolando,
la acogería donde no anida el rumor
porque he dejado de ser por este cuerpo
y amuro en mis pesadillas una rasca de sueño.

Si usted también
apostara y acertara en rodearme,
le entendería lo que bien sepa decir
porque a fuerza he escuchado maldades
y he aprendido a separar palabras sin sentido.

Si usted ahora
lanzara fuerte y artero el rayo,
le consentiría amaneceres ajustados
porque no hay noche de ayer mejor a hoy
y sepa señora que ya no persigo vanas victorias.

Si usted mañana
oyera de mi boca un imposible,
no inquiete sus romanceras alarmas
porque no suplicaré sus beneficios severos
y estaré en la puerta de sus labios por si acaso.


Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.