Ir al contenido principal

Tres deseos



Una lona robada a un fletero,
una manta rota encontrada en el barrio chino,
una cubierta plástica de dudosa procedencia,
un acolchado deshilachado y desacolchado,
una campera que no fue de un campesino,
un pullover agujereado por polillas y otros ganchos,
un pantalón para gimnasia sin medallas,
un pantalón denim de corte sudamericano,
tres pares de medias de guardas y tramas impares,
una bufanda transpirada y bostezada,
una gorra de lana de la nada abrigada,
un par de guantes de falanges mutiladas.

Su cuerpo y los aires del invierno.

Un colchón de goma espuma deslavada,
una cubierta de bolsas añadidas,
un aislante de cajas de cartón,
dos kilos a cero setenta el kilo, casi un vino.
La vereda sin ceras,
un carro de supermercado que no pasará por caja,
unos trastos sumados a trastornos,
el paredón del puente ferroviario
por dónde cruzará el tren de alta velocidad
dentro de unos pocos segundos
en el que viaja el joven cuerpo de ella
vestida con fina organza,
capelina sin viento y con flor de tul,
guantes y medias ilesos de seda,
joyas orientales y cartera a tono
que le regaló el señor regordete
que le apoya la rolliza mano sobre la rodilla
mientras habla con su celular
y razonablemente exaltado, dice:
- No me importa que no tenga dónde ir. ¡Que se vaya!

Él escucha el tren acercarse.
Rodea el paredón con prisa.
Sube la cuesta a duras penas.
Parado en el terraplén alcanza a verlo:
¡Qué impresionante!

Ella con los ojos, en la ventanilla
tratando de elucidar las líneas
del paisaje inmediato, se cruza
con la mirada asombrada en el terraplén
pero no la percibe.

Él, mañana o pasado mañana,
compartirá su refugio con alguien más
desplazado por éstas cosas del progreso,
pero aún no lo sabe y su existencia
apenas si le alcanza para observar
aquella fugaz maravilla mecánica
y pedir…
tres deseos.

Comentarios

  1. Que descripción tan precisa, tan visual.

    Que duro el cruce de miradas. Y que final tan desgarrador y a la vez pide tres deseos...

    Me deja el ánimo mezclado.

    ResponderEliminar
  2. Tenés el don de transportar al que te lee al exacto lugar que describis...a sentir lo mismo que se ve...y lo que no se ve...
    La luz se transforma en la de la escena...
    Leerte ...es vivenciar..y eso...es muy fuerte...

    ResponderEliminar
  3. Gus,
    cada vez que te leo, encuentro ese personaje que se enconde en tus palabras, y aveces o muchas la emoción es tan grande que no puedo dejar q mis lágrimas caigan,
    aquí vivimos... llega el frío, y mientras nos tapamos con frazadas térmicas, y nos calefaccionamos con todo lo que podemos, y mientras tomamos nuestro café calentito... pasa lo demás, lo que nuestros ojos tratan de no mirar.
    Gracias por esto, esto de ver lo que nadie ve...
    te quiero amigo...
    Rox

    ResponderEliminar
  4. Es una esfera de reflexión perfecta.

    ResponderEliminar
  5. Todas las im�genes que represent�s tan bien son una y mil que se repiten a diario en nuestros pa�ses, en nuestras ciudades, en nuestro barrio...lamentablemente.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Realidad que ni con tres deseos uno puede cambiar!
    EXCELENTE TEXTO QUE ME ROZÓ Y ME INVITÓ A NO OLVIDAR LO QUE MIS OJOS VEN A DIARIO!
    uN ABRAZO!

    ResponderEliminar
  7. Me gusta que seas tan descriptivo, que casi se pueda tocar lo que cuentas...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. pura existencia suelta, acarreada cual manta, carente de padre, tutor o encargado. desafiliado perpetuo.
    solo un sujeto desea, ojalá hubiera, para mi que ya no.
    buena gus. un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La triste realidad de no tener lo básicamente NECESARIO, la ética necesidad de resaltarlo en NECESARIA. Gracias Gustavo.

    Brindo por muchos años más de este espacio abierto a la reflexión !!
    Paulina.-

    ResponderEliminar
  10. Algo pasa contigo en Cosas de mimbre. Fijate.

    ResponderEliminar
  11. Amigo, camarada, te mando un abrazo grande. Felicitaciones por año de hermosas poesías y reflexiones.
    Viva Necesaria!! =)

    ResponderEliminar
  12. Pasé a felicitarte por tu año con Necesaria. Cuantas novedades! Me gusta todas las cosas que le has ido poniendo al blog. Vi la adición de la "lectura en voz alta". Me encanta leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Felicidades Gus! todavia recuerdo cuando hace seguramente un año me permitiste el restringido acceso que todavía tenía Necesaria y desde alli sentí este espacio tan celosamente mío...un orgullo que te hayas animado a lo público y que hoy tanta gente pueda apreciarte y otro tanto haber sido de las primeras! Gracias!
    Beso grande amigo! Te quiero mucho.

    Para vos, ELETE!

    ResponderEliminar
  14. Pasaba por aquí...

    Y veo que tengo que felicitarte doblemente...

    Una por tu 1er cumpleaños y

    Dos por este post

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ya comente en su momento acerca de este intento...Hoy...con tres dias de atraso, paso a dejarte un tiron de orejas por el aniversario de Necesaria...pido perdon por no haber estado para el festejo...pero espero que mi saludo haya llegado en tiempo y forma...
    Te dejo un abrazo y nos debemos el brindis...

    ResponderEliminar
  16. che gus, si bien tres deseos, podría ser frase concerniente a un cumpleaños, me cuesta apoyar en esta cama mi regalo, y expresar justo aquí, algún gesto de alegría.
    merece otra entrada este acontecimiento, eh.
    el abrazo cabe.

    ResponderEliminar
  17. Es hermosísima! pero eso no es nuevo para mi, no me sorprende, visitar este blog y leerte siempre tiene el mismo efecto.
    Pero esto de escucharte, es nuevo para mi, y lo siento mucho más cercano el poema
    Un abrazo..Felicitaciones
    Un beso Gizz

    ResponderEliminar
  18. Gustavo,
    Buenísimo. Cada palabra, cada objeto van cargados de un sentimiento y de una sensualidad que llevas con lenguaje preciso a tu lector.

    ResponderEliminar
  19. Gustavo, Es maravilloso encontrar en la red un blog que transmita sentimientos de tal manera que sean casi palpables, es mi primera visita a tu espacio, y realmente todo lo que he visto me ha encantado, felicitaciones por el aniversario de tu blog y gracias por permitirnos tener acceso a tan maravillosas letras.

    ResponderEliminar
  20. Deseos que no se cumplirán si no se sabe de dónde se viene, aunque incluso crea saber adónde va.
    Existencia, Gustavo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Horrible esperanza

Sumido a la frescura más vital
del ardor violento del olvido sobre la piel
imaginando la existencia frágil
dentro de este envase sin caducidad
pero que vencerá de todas formas
me propongo
lavarlo con fuego
ensuciarlo con nubes
perfumarlo con aire infecto
tocarlo con magia develada
entregarlo a la desidia de ella
enfermarlo con vicios al vicio
liberarlo con mandarinas de estación
y romperlo en una sola fracción.

Me llevaré a caminar en la maleza
guiado por la pura intuición de sus fronteras
para que la naturaleza me explote en las tripas
poniendo la confianza en el silencio
de la sordera y la muda palabra
que se ignorará a inconciencia
para respirar hondo, orondo y sencillo
al ritmo airoso de una canción desconocida
cantada con pulso ausente para
la danza de la furia enloquecida
que enloquecerá furiosa y letal
de cara al concierto íntimo de mis propias iras.

El viento soplará bravo como sopla el viento
en estas épocas de poco coraje
que entre maldades provocadas
viene a impregnar…

Por si acaso

Si usted señora
acaso se atreva a escucharme,
le diría que nada yace bajo el lacio
porque no quedaron cabales ni posibles
y la salubre ansiedad no es madre de miedos.

Si usted misma
fuese a tropiezos sobrevolando,
la acogería donde no anida el rumor
porque he dejado de ser por este cuerpo
y amuro en mis pesadillas una rasca de sueño.

Si usted también
apostara y acertara en rodearme,
le entendería lo que bien sepa decir
porque a fuerza he escuchado maldades
y he aprendido a separar palabras sin sentido.

Si usted ahora
lanzara fuerte y artero el rayo,
le consentiría amaneceres ajustados
porque no hay noche de ayer mejor a hoy
y sepa señora que ya no persigo vanas victorias.

Si usted mañana
oyera de mi boca un imposible,
no inquiete sus romanceras alarmas
porque no suplicaré sus beneficios severos
y estaré en la puerta de sus labios por si acaso.


Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.