Ir al contenido principal

Crisis


Como pena lateral
que al costado acecha
y se perpetúa
como chacal,
como hiena.

Ya no tengo tiempo
para declinar el mundo
que se malogra,
en un pestañar,
siembra de sombras.

Percibo el vacío,
la nada vacua,
la muerte en ciernes,
el sórdido murmullo
de la antesala.

Huelo el fatídico
fastidio del dolor ajeno.
La larga inacción
que me teje tenso
en la urdimbre rala.

Siento el hambre
en mis propias tripas.
El roer de la conciencia
en el pedernal
del sacrificio fatuo.

Canto placebas canciones
que estivan sueños
donde nadie combate
sobre el yermo paisaje
y el humo de la hoguera.

Sé que no puedo
otra vez perderme,
pero me recuesto
a lamer heridas
y a recontar olvidos.

Pienso que, asimismo,
no he contribuido.

Comentarios

  1. No encuentro palabras que describanlo que esto me provocó...será que se apagaron de domingo...lo cierto es que la perfección a veces es indescriptible...Gracias Gustavo...
    Cecis

    ResponderEliminar
  2. Sabés???
    te dedico trompos...
    te dedico sonrisas y caricias, te digo que cuando se cae se levanta y cuando es de noche pronto saldrá el sol... y lamerse las heridas es cuidarse... de heridas más y más profundas.... y sobre todo no olvidar,
    Pienso que contribuís... en la vida y en los sueños, y yo, aunque modestamente, acá estoy para apoyarte.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. no digas gracias, solo juguemos juntos un rato...si?
    besos

    ResponderEliminar
  4. la muerte es nuestra eterna compañera, se halla a nuestra izquierda, a la distancia de un brazo, una gran cuota de mezquindad se pierde, solo al advertir que está alli vigilandote, acechando - le dice don juan a castaneda. el clima de tu poema, me lo trajo.
    visceral conciencia la tuya, que no te ahorra el más minimo registro, ni te disfraza la cruda realidad con eufemismo alguno. que bueno que intentes sanarte, y claro que nos has contribuido!.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Por que solo cargan con ese sentimiento de culpa los que mas hacen por cambiar las cosas desde sus modestas acciones, jamas conoci a ningun "hijo de puta" que se arrepintiese de serlo y de lo que hacia, es mas, ni se lo planteaba, y nosotros infelices, absorbiendo el dolor humano como esponjas, este mundo no esta bien hecho. Bello poema, me siento identificado.

    ResponderEliminar
  6. Le he dado vueltas a este poema y sigo sin saber que decir. Tal vez es demasiado cercano a mí en este momento para poderlo ver con objetividad.

    ResponderEliminar
  7. Pudiendo comentar ya desde mi cuenta (cosa que no pude hacer la primera vez que lei esto) reafirmo el concepto dejado acerca de la perfeccion...pero hoy, ya tal vez con otra mirada, puedo decir que mas alla de la admiracion que me causa leer lo que leo en este lugar y que me lleva a volver una y otra vez...siempre encontrando algo nuevo y diferente... esto, particularmente, me impact� por su contundencia...seguramente, en estos estados uno no contribuya a su propia vida...pero si lo hace...como lo haces vos, con los que tenemos el placer de leerte..me lo llevo prendido...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. leo tu poema varias veces y cada vez le encuentro más significado y lo comprendo mejor... es verdad que no es un poema que se lea facil y que entre a la primera... hay que entrar en él para sacarle todo el significado...

    por eso al final llego a tu misma conclusión... yo también pienso que no he contribuido... todos podemos hacer más... pero también menos y eso me consuela...

    bicos,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  9. Dragón de Azúcar8 de abril de 2008, 15:17

    Crisis, muchas; tiempo que se detiene; situaciones que no se definen y dudas, enormes dudas que después de un tiempo no son más recuerdos futiles.

    Nada más.

    J.

    ResponderEliminar
  10. Triste ver como un grande, un gigante se tambalea, y
    ¡claro que contribuyes!, su pueblo es su sangre y su historia,
    un beso Gustavo.
    ana.

    ResponderEliminar
  11. Un hermoso poema en el que veo aflorar los lejanos mundos de nuestro interior.
    Me encantó

    ResponderEliminar
  12. hola, estoy con lobo estepario, siempre sufren más aquellos que dan su vida por cambiar las cosas a los demás, en ningún caso aquellos que no levantan si quiera un dedo para señalar a aquellos que provocan el hambre o la crisis pasan vergüenza ajena, ni qué decir,propia

    un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  13. hola me has dejado sin palabras ...no se que decir.

    ResponderEliminar
  14. hola!!
    gracias por tu visita tan educativa se nota que eres un hombre muy culto eso es interesante
    nunca esta demas aprender
    te felicito por tu blog
    lleno de sentimiento

    ResponderEliminar
  15. Gus, en mi Blog dejé un premio para vos.... ya se ya se... estoy cansadora.... pero es para vos y para todos....lo comparto porque los quiero y vos, especialmente porque sos un ser de luz...
    besos

    ResponderEliminar
  16. Es lógico pensar que no se ha contribuído. Los que más se esfuerzan y se preocupan son los que menos valoran su esfuerzo. Y los que no hacen nada, o son la causa del desastre, alardean de desvivirse por los demás.
    No queda sino seguir luchando, con esperanza o sin ella.
    Un abrazo, Gustavo.

    ResponderEliminar
  17. Eres sensible, contribuyes a que el dolor ajeno no sea tan distante.
    De alguna forma siempre se puede estar más cerca. Manos a la obra.
    Alicia

    ResponderEliminar
  18. Peinso en que no he contribuido...será que no ayude a que sientan hambre??A que sus almas se pudran junto con las mías??Tomar conciencia, aunque a muchos no les ayude es contribuir!
    Me encantó!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Horrible esperanza

Sumido a la frescura más vital
del ardor violento del olvido sobre la piel
imaginando la existencia frágil
dentro de este envase sin caducidad
pero que vencerá de todas formas
me propongo
lavarlo con fuego
ensuciarlo con nubes
perfumarlo con aire infecto
tocarlo con magia develada
entregarlo a la desidia de ella
enfermarlo con vicios al vicio
liberarlo con mandarinas de estación
y romperlo en una sola fracción.

Me llevaré a caminar en la maleza
guiado por la pura intuición de sus fronteras
para que la naturaleza me explote en las tripas
poniendo la confianza en el silencio
de la sordera y la muda palabra
que se ignorará a inconciencia
para respirar hondo, orondo y sencillo
al ritmo airoso de una canción desconocida
cantada con pulso ausente para
la danza de la furia enloquecida
que enloquecerá furiosa y letal
de cara al concierto íntimo de mis propias iras.

El viento soplará bravo como sopla el viento
en estas épocas de poco coraje
que entre maldades provocadas
viene a impregnar…

Por si acaso

Si usted señora
acaso se atreva a escucharme,
le diría que nada yace bajo el lacio
porque no quedaron cabales ni posibles
y la salubre ansiedad no es madre de miedos.

Si usted misma
fuese a tropiezos sobrevolando,
la acogería donde no anida el rumor
porque he dejado de ser por este cuerpo
y amuro en mis pesadillas una rasca de sueño.

Si usted también
apostara y acertara en rodearme,
le entendería lo que bien sepa decir
porque a fuerza he escuchado maldades
y he aprendido a separar palabras sin sentido.

Si usted ahora
lanzara fuerte y artero el rayo,
le consentiría amaneceres ajustados
porque no hay noche de ayer mejor a hoy
y sepa señora que ya no persigo vanas victorias.

Si usted mañana
oyera de mi boca un imposible,
no inquiete sus romanceras alarmas
porque no suplicaré sus beneficios severos
y estaré en la puerta de sus labios por si acaso.


Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.