Ir al contenido principal

En tres horas más


me habrá dicho:
- Que le gusta la música que bailamos.
- Que ansía los tiempos sin reloj.
- Que no vé la hora, de no ver la hora.
- Que no conoce mis espacios con luz de noche.

- Que escucho en la radio, una noticia que no recuerda.
- Que en la esquina, al parecer, se cruzó con conocidos.
- Que juntó unos pesos y se compró la blusa que arrugué.
- Que debo arreglar la plancha de una buena vez.

- Que no queme las tostadas de la merienda.
- Que tengo que descongelar la heladera, ahora que está vacía.
- Que está vencida la mayonesa que me trajo el mes pasado.
- Que debí avisarle para que traiga unas facturas.

- Que sabe mejor la salsa con albahaca.
- Que huelen mis sábanas a su última visita.
- Que obtiene sólo una fracción de mis besos.
- Que no está bien si luego me quedo quieto.

- Que habla con sus amigas sobre nosotros, todo el tiempo.
- Que su madre algo sospecha, como buena madre.
- Que olvidó algo importante en su trabajo, por pensarme.
- Que le dijeron no sé qué cosa, de sus hijos, en el colegio.

- Que aumentó de peso por ansiedad y rechazo.
- Que sueña con un viaje al otro lado del planeta.
- Que todo lo que vive lo asocia con mis intentos.
- Que le gusta sentir su piel en mi piel en su piel.

- Que no entiende cómo pasó ya, tanto tiempo.
- Que vuelve el martes por la tarde, si puede y quiero.

Ahora tengo que quitar la llave de la puerta y entreabrirla.
Ella pasará distraída y entrará como el viento, inadvertida.

Luego de tres horas, sólo me quedarán el sabor y el recuerdo
de uno de sus besos y su espalda devorada por mi puerta.

Llegará a su casa con mi silencio a cuestas y yo aquí,
comenzando a olvidar, el eco de sus palabras y sus gestos,
y sin entender cómo pasó ya, tanto tiempo.

Comentarios

  1. Enhorabuena.
    Sencillamente.
    Un abrazo desde España.-

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ que texto más original !!...

    ¡¡ pero que final más triste !!...

    hermoso, muy hermoso...

    Bicos desde Galicia,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  3. Me entra la nostalgia de tu texto en la nostalgia que llegó con el viento del día.

    Nunca entendemos como pasa el tiempo.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo...tres horas o un minuto...es dificil saber por que pasa y que pasa en tanto o en tan poco...
    Deja un sabor entre glorioso y triste...como sea...que el tiempo haga lo suyo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es la duración de un encuentro, lo ínfimo o eterno de un gesto compartido y su significación final.Plenitud y vacío. Hermoso.

    ResponderEliminar
  6. ... lo insustancial...


    ... maldicion insustancial...


    ... como paso ya, tanto tiempo...

    ResponderEliminar
  7. María: Según mis cuentas, has andado por aquí en vacaciones. ¡Gracias!.

    Aldabra: El final triste vino después. Fue en ese martes que entreabrí mi puerta en vano.
    Gracias y besos.
    PD: He estado en una felices vacaciones allí en la Finisterre, en Leiss. Inolvidable.

    Sylvana: Se fue de igual forma. Hace tiempo que ese viento despeina otras laciedades.
    Saludos.

    Cecis...: Comparto. El pronóstico de ese tiempo fue halagüeño, pero ya sabes, una nube... una pequeña nube, anticipó una tormenta que borró las huellas de su presencia.
    Gracias.

    dulce: Sólo a veces, me gustaría que los extremos de un puente conduzcan a la misma orilla.
    Gracias.

    Frágil: El tiempo pasó por la destreza de sus engaños.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Respuesta: Posta lo ví en otro lado, no se si alguien que te citó, pero estoy segura que lo vi en otro lado. saludos carolaina.

    ResponderEliminar
  9. Me gustan tanto la estructura y como las imágenes.

    Me encantó!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Horrible esperanza

Sumido a la frescura más vital
del ardor violento del olvido sobre la piel
imaginando la existencia frágil
dentro de este envase sin caducidad
pero que vencerá de todas formas
me propongo
lavarlo con fuego
ensuciarlo con nubes
perfumarlo con aire infecto
tocarlo con magia develada
entregarlo a la desidia de ella
enfermarlo con vicios al vicio
liberarlo con mandarinas de estación
y romperlo en una sola fracción.

Me llevaré a caminar en la maleza
guiado por la pura intuición de sus fronteras
para que la naturaleza me explote en las tripas
poniendo la confianza en el silencio
de la sordera y la muda palabra
que se ignorará a inconciencia
para respirar hondo, orondo y sencillo
al ritmo airoso de una canción desconocida
cantada con pulso ausente para
la danza de la furia enloquecida
que enloquecerá furiosa y letal
de cara al concierto íntimo de mis propias iras.

El viento soplará bravo como sopla el viento
en estas épocas de poco coraje
que entre maldades provocadas
viene a impregnar…

Por si acaso

Si usted señora
acaso se atreva a escucharme,
le diría que nada yace bajo el lacio
porque no quedaron cabales ni posibles
y la salubre ansiedad no es madre de miedos.

Si usted misma
fuese a tropiezos sobrevolando,
la acogería donde no anida el rumor
porque he dejado de ser por este cuerpo
y amuro en mis pesadillas una rasca de sueño.

Si usted también
apostara y acertara en rodearme,
le entendería lo que bien sepa decir
porque a fuerza he escuchado maldades
y he aprendido a separar palabras sin sentido.

Si usted ahora
lanzara fuerte y artero el rayo,
le consentiría amaneceres ajustados
porque no hay noche de ayer mejor a hoy
y sepa señora que ya no persigo vanas victorias.

Si usted mañana
oyera de mi boca un imposible,
no inquiete sus romanceras alarmas
porque no suplicaré sus beneficios severos
y estaré en la puerta de sus labios por si acaso.


Renacernos

Un día cualquiera
para el inicio de todos los días
nos caeremos al barro.
Nos volveremos al barro
y del barro nos reinventaremos
para fundar oportunidades
para saltar al otro lado
y desde el otro lado
renacernos.

Un tiempo cualquiera
para el reincio de los tiempos
nos reinauguraremos en adelabios.
Nos volveremos ademanes en la piel
y del puro cuero crearemos un nosotros
para antojarnos errantes
para dejarnos llevar sin traernos
y desde todas las distancias
renacernos.

No sabremos de saber, todo.
No podremos de poder, todo.
No renunciaremos de abandonar, todo.

Desde nuestros confines
oportunamente nos reiniciaremos
para humanizarnos cuando lo salvaje
ya no nos salve.

Para humanizarnos desde el barro
de agua y humus.

Para caernos, ¿por qué no?
Y renacernos.